Menu Area Clientes
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarte contenido personalizado en función de tus intereses. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración y obtener más información aquí.

Ciberacoso escolar: Qué es, cómo detectarlo y sus consecuencias

Toda la información

El ciberacoso escolar es un problema actual más común de lo que pensamos. Equivalente al bullying pero aplicado a la tecnología, puede tener consecuencias fatales, ya que la exposición a las críticas es mayor en número y en tiempo. ¿Sabes cómo identificarlo y prevenirlo?

 

 

El ciberacoso escolar es un problema actual más común de lo que pensamos. Equivalente al bullying pero aplicado a la tecnología, puede tener consecuencias fatales, ya que la exposición a las críticas es mayor en número y en tiempo. ¿Sabes cómo identificarlo y prevenirlo?

 

 

¿Qué es el ciberacoso escolar?

El ciberacoso escolar, también conocido como ciberbullying escolar, es el acoso que sufren los menores en la escuela, pero que en lugar de producirse en este entorno, se da a través de los medios digitales, y en particular en las redes sociales. Además, se realiza de manera consciente e intencionada y repetida en el tiempo. 

Este daño intencional puede tomar múltiples formas, como las burlas y las humillaciones, los insultos o la difusión de rumores y mentiras que persiguen ridiculizar a la víctima, aislarla y dañarla desde el plano psicológico, emocional y social. Y cuando se habla de la repetición a lo largo del tiempo, quiere decir que no se trata de una discusión aislada, sino que el acoso se vuelve rutinario. 

En lo que respecta a la figura del acosador, puede tratarse tanto de un solo individuo como de un grupo, que ejerce el daño hacia un menor. Las víctimas no tienen por qué tener un perfil en concreto, aunque aquellos niños y niñas que no se adaptan a los estereotipos de género o que tienen una orientación sexual que difiere de la heteronormativa, suelen ser el blanco del ciberacoso escolar. 

Pueden ser también niños y niñas más sensibles o vulnerables, con alguna capacidad que le hace sobresalir sobre el resto, de otra raza o etnia o con cualquier otra característica que le hace ser diferente a la mayoría. 

 

¿Qué consecuencias tiene el ciberacoso escolar?

A diferencia del acoso presencial, el ciberacoso escolar tiene el inconveniente de que puede no hacerse tan evidente para el profesorado o las familias. Sin embargo, de prolongarse en el tiempo, las consecuencias son las mismas.

Podemos hablar de una baja autoestima, ansiedad e incluso depresión; ausentismo escolar; abuso de sustancias nocivas para la salud como forma de evasión; cambios en el comportamiento; aislamiento; deterioro de las relaciones familiares y de amistad, y en el peor de los escenarios, suicidio. 

De acuerdo con un estudio realizado en 2019, se comprobó que las cifras de suicidios en menores de 25 años se han triplicado con respecto a 1990. Y de cada 10 personas que se suicidan a diario en España, una es un menor. ¿Y a qué se debe este incremento? Pues uno de los motivos es el uso de Internet y de las redes sociales. 

Cuando no vivíamos conectados, el acoso escolar también existía, pero se daba únicamente en el colegio o instituto. Sin embargo, en la actualidad, el acoso puede volverse continuo a través de la difusión de fotos o comentarios en las redes sociales. 

 

¿Cómo detectar el ciberacoso escolar?

El acoso y el ciberacoso escolar suelen ir de la mano y logran que el daño tenga lugar las 24 horas del día, dando lugar a consecuencias fatales. Si te preocupa que tu hijo o hija puede ser víctima de esta situación, a continuación te dejamos algunas señales que te ayudarán a identificarlo:

  • Modificación de la conducta o del estado de ánimo, con un retraimiento y tristeza marcados. Hay que tener en cuenta que no habrá una predisposición a hablar sobre ello, así que de haber sospecha, habrá que tratar de obtener información de una manera indirecta, pero continuada.
     
  • Aumento del tiempo que pasa en las redes sociales. Aunque también podría deberse a causas como el vamping, cuando existe ciberacoso, la víctima se conecta en múltiples ocasiones para conocer si hay nuevas publicaciones o las repercusiones que estas tienen.
     
  • Pasar más tiempo solo. El o la menor evita pasar tiempo en familia, se encierra en su habitación o incluso busca excusas para ausentarse del colegio, como fingir enfermedades.
     
  • Empeoramiento del rendimiento académico. Las continuas distracciones y la preocupación reducen la capacidad de concentración en el estudio y terminan afectando a sus resultados.

 

¿Cómo prevenir el ciberacoso escolar?

Un estudio de EU Kids Online reveló que el 12% de los niños y niñas entre 9 y 16 años ha sido víctima de ciberacoso escolar. Además, ellas lo sufren en mayor medida que ellos, con un 35% frente a un 29%. Pero, ¿cómo podemos evitar el ciberacoso escolar?

  1. Asegúrate de que sus cuentas son privadas y que las contraseñas que utilizan son seguras y difíciles de averiguar.
     
  2. Habla con tus hijos/as sobre las normas de las redes sociales y las actitudes inapropiadas, así como aquellas que suponen un delito.
     
  3. Enséñales la función de bloqueo. De este modo, podrán bloquear a todas aquellas personas que se burlen de lo que publica.
     
  4. Mantén siempre una comunicación abierta y cuéntale tus propias experiencias en el colegio para abrir la puerta a un diálogo. 
     
  5. Guardar pruebas del ciberacoso escolar, como los emails, las publicaciones, los comentarios o los mensajes recibidos.

 

Además, puedes instalar una línea de Internet protegida con control parental como Gatchan.  A través de esta, no solo podrás bloquear las llamadas de números desconocidos, sino que también podrás conocer el tiempo que pasa en Internet y en qué. ¡Contáctanos para más información!

Te Recomendamos

IR AL BLOG