Menu Area Clientes
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarte contenido personalizado en función de tus intereses. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración y obtener más información aquí.

¿El Internet es bueno o malo para los niños?

Toda la información

Internet llegó a nuestras vidas para quedarse. Y aunque nadie se esperaba hace veinte años que la tecnología transformaría de tal manera nuestra comunicación y la forma en que nos relacionamos, las nuevas generaciones no conciben una vida sin ella. Sin embargo, si tenemos en cuenta los riesgos que forman parte de él, ¿el Internet es bueno o malo para los niños?

Internet llegó a nuestras vidas para quedarse. Y aunque nadie se esperaba hace veinte años que la tecnología transformaría de tal manera nuestra comunicación y la forma en que nos relacionamos, las nuevas generaciones no conciben una vida sin ella. Sin embargo, si tenemos en cuenta los riesgos que forman parte de él, ¿el Internet es bueno o malo para los niños?

¿Es el Internet bueno o malo para nuestros hijos?

Nada es blanco o negro, y sentenciar a la tecnología como perjudicial puede ser incluso contraproducente. Las nuevas generaciones no han conocido un mundo sin teléfonos móviles, chats, aplicaciones o sin la comodidad de obtener información con un simple clic. Por lo tanto, aunque es comprensible preguntarse si el Internet es bueno o malo para los niños, no podemos obviar que es parte de sus vidas.

De acuerdo con las estadísticas, el número de niños y niñas con teléfono móvil en España supera ya los 2 millones, y prácticamente la totalidad de los que cuentan con uno, tienen también acceso a Internet. Dentro de los rangos de edades, a partir de los 13 años, más del 80% navega por Internet, y es a esta edad cuando la atención de los padres y madres a las conductas peligrosas comienza a descender, ya que se entra en la etapa de la adolescencia.

Los riesgos de Internet son ya conocidos por todos, como el acoso sexual, el bullying cibernético, el sexting o los contenidos cargados de violencia de múltiples tipos. Sin embargo, no solo hay que fijarse en los problemas del Internet para los niños y niñas de nuestra sociedad, sino también en los beneficios que ofrece para ellos. Como, por ejemplo, el acceso a contenido educativo, la diversidad de opciones para el entretenimiento y el desarrollo de nuevas habilidades.

Para no tener que preguntarnos si el Internet es bueno o malo para los niños y niñas basta con mantener un control sobre el tipo de información que consumen y los usuarios con los que están en contacto. Y además de esta medida, establecer un límite máximo de tiempo para estar conectados.

 

Tiempo que dedican los niños a las redes sociales: ¿Cuál es el adecuado?

Resulta complejo establecer una limitación en el tiempo que dedican niños y niñas a Internet, o concretamente a las redes sociales. Uno de los motivos principales es que se debe predicar con el ejemplo, y los adultos también podemos excedernos en el uso de los teléfonos móviles. Especialmente, quienes lo utilizan también para trabajar.

Si echamos un vistazo a las cifras, en la Enseñanza Secundaria, es decir, jóvenes entre los 14 y los 18 años, un 21% hace un uso compulsivo de Internet. Una cifra que se ha incrementado con respecto a años anteriores. La adicción a las redes sociales afecta a casi un 19% de los niños entre 12 y 14 años, y cerca de un 18% entre los de 15 y 17 años.

Pero, ¿a qué podemos llamar uso compulsivo o adicción? Pues en estos casos se hace referencia a aquel tiempo de conexión que supera las dos horas al día. Así como quienes tienen más de 500 contactos online o invierten más de 2,6 horas al día a juegos de ordenador.

En cuanto al tiempo que dedican los niños a redes sociales, las cifras de menores que pasan más de 3 horas al día interactuando con sus perfiles sigue incrementándose. Y en algunos casos, la frecuencia de la conexión a las redes sociales y Whatsapp es superior a las 10 veces al día. Aunque el 50% sea un mero espectador, el 40% participa con contenido multimedia, el 20% ha publicado contenido íntimo y un preocupante 10% contenidos de este tipo pero de terceras personas.

Si nos preguntamos si el Internet es bueno o malo para los niños en esta situación, podemos confirmar que los daños superan a los beneficios. Hasta tal punto, que la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) planea incluir el uso compulsivo de videojuegos como un trastorno que requerirá tratamiento y medidas de apoyo.

 

Cómo podemos limitar el uso de Internet

Existen dos formas de limitar el tiempo que los menores pasan navegando o en sus perfiles. La primera es la de establecer franjas horarias de uso de las redes sociales. Ni antes ni después de estas será posible acceder a ellas.

La segunda forma es la de establecer sistemas de control parental como el de Gatchan. Aunque no puedan limitarse las redes sociales, sí que hay un filtrado de los contenidos a los que se accede, además de bloquear las llamadas salientes o entrantes de números desconocidos.

Disponemos de tres opciones diferentes para que protejas a tus hijos e hijas de los riesgos de Internet; mi primer teléfono móvil, Internet familiar y El colegio en casa. ¡Contacta con nosotros si deseas más información!

Te Recomendamos

IR AL BLOG