Menu Area Clientes
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y mostrarte contenido personalizado en función de tus intereses. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración y obtener más información aquí.

Grooming en niños

Cómo detectarlo y prevenirlo

Vivimos en una sociedad en la que cada vez estamos más expuestos. No solo desde el punto de vista  de nuestra privacidad y lo que decidimos compartir, sino también como adoptantes de una posición de vulnerabilidad que nos deja sin herramientas hacia quienes tienen fines perversos. Si tus hijos tienen acceso a Internet y no sabes qué es el grooming, sigue leyendo porque te interesa saber cómo detectarlo y de qué manera puedes prevenirlo. 

 

Vivimos en una sociedad en la que cada vez estamos más expuestos. No solo desde el punto de vista  de nuestra privacidad y lo que decidimos compartir, sino también como adoptantes de una posición de vulnerabilidad que nos deja sin herramientas hacia quienes tienen fines perversos. Si tus hijos tienen acceso a Internet y no sabes qué es el grooming, sigue leyendo porque te interesa saber cómo detectarlo y de qué manera puedes prevenirlo. 

 

¿Qué es el grooming?

Aunque grooming es un anglicismo que significa acicalar o cepillar animales, se utiliza como metáfora de la actitud que determinados adultos adoptan en Internet y en especial en las redes sociales. 

Para dar respuesta a qué es el grooming podríamos decir que es el acoso que un adulto ejerce para con un menor y que incluye acciones deliberadas que buscan establecer una relación de control emocional. El fin último es el abuso sexual del menor, pero para llegar hasta allí se sirve de una identidad falsa y de múltiples tácticas que le permitan hacerse con su confianza. 

En la actualidad, se trata de un delito de acuerdo con el Código penal, con penas entre 1 y 3 años y multas entre los 12 y los 24 meses. Si se ha dado coacción, engaño o intimidación, las penas impuestas serán las más altas. 

Pero a pesar de constituir un delito, las cifras revelan que uno de cada cinco menores ha sufrido algún tipo de acoso sexual. Vivimos en una sociedad sexualizada que apuesta por la cosificación de los cuerpos, en especial los de mujeres y niñas. Sin embargo, las víctimas de grooming son tanto varones como hembras, dado que ambos presentan la misma vulnerabilidad ante un adulto. En otras palabras, hablamos de pedofilia virtual. 

¿Y qué prácticas se incluyen dentro de lo que es el grooming para niños? Pues inicialmente el acosador se hace pasar también por un menor a través de un perfil falso. El siguiente paso será la búsqueda de intereses comunes con el niño o la niña y una actitud que busca hacerse con su confianza y crear una dependencia emocional. Una vez que el vínculo se crea, se solicitan imágenes con contenido sexual, y en algunos casos, se intenta lograr un encuentro para mantener relaciones sexuales. 
 

¿Cómo detectar el grooming?

De acuerdo con las cifras de un informe de EU Kids llevado a cabo por la Comisión Europea, el 42% de los menores con edades entre los 13 y los 16 años ha recibido en al menos una ocasión mensajes con carácter sexual en Internet. De tener jóvenes en casa, existe una probabilidad bastante alta de que se vean en la misma situación, así que es conveniente saber cómo detectar el grooming. 

Para ello, habrá que prestar atención a posibles cambios en los adolescentes. A continuación puedes encontrar una lista de los principales síntomas:

  • Nuevos hábitos alimenticios o de ocio.
     
  • Menor concentración, altibajos en el rendimiento escolar y faltas.
     
  • Oculta las comunicaciones con los dispositivos electrónicos.
     
  • Cambios en el estado de ánimo: humor variable, episodios de tristeza o apatía, agresividad y tensión.
     
  • Cambios de conducta en sus relaciones: aislamiento, nuevas amistades, falta de comunicación o modificación de la forma de relacionarse con los adultos.
     
  • Síntomas físicos o psicosomáticos: mareos y dolencias, lesiones físicas, búsqueda de espacios protegidos, cambios en el lenguaje corporal ante determinadas personas. 

 

¿Cómo se puede evitar el grooming?

La prevención es siempre la mejor aliada ante este tipo de situaciones. No obstante, puesto que los menores también tienen el derecho a la privacidad, la solución no pasa por revisar cada una de sus conversaciones. Lo que sí está en nuestra mano es enseñarles a no poner en riesgo su seguridad y a saber identificar los perfiles falsos. Estos son algunos consejos que puedes seguir:

  1. Activar siempre la privacidad de sus perfiles y rechazar solicitudes de personas desconocidas.
     
  2. No incluir ninguna información personal o detalles sobre la ubicación.
     
  3. Educar acerca de los peligros de Internet y las redes sociales, así como las consecuencias de sus actos, como el subir determinadas publicaciones con carácter sexual o compartir imágenes de otras personas.
     
  4. Ofrecer herramientas para rechazar los chantajes y comunicarlo de inmediato si sucede.
     
  5. Enseñarles a identificar perfiles falsos y a denunciarlos. 
     

Prevenir el grooming en nuestro hijos

Los riesgos de Internet no pueden evitarse por completo, salvo que optemos por no utilizar esta herramienta. Pero dado que esta no es una solución adecuada, sí que podemos tomar otras medidas para aprender cómo se evita el grooming

Además de las mencionadas, establecer sistemas de control parental permite limitar los contenidos a los que los menores acceden. Y en el caso de optar por una teleoperadora como Gatchan, se rechazarán también de manera automática las llamadas entrantes y salientes de números desconocidos. 

Con nuestras tarifas, podrás recibir informes de actividad y así identificar cambios en sus hábitos de conexión. Si quieres que tus hijos e hijas naveguen seguros, ¡contacta con nosotros para más información!


 

Te Recomendamos

IR AL BLOG